Single Blog

La cura de uva

La uva es un alimento que atesora esplendidas cualidades alimenticias y curativas. La riqueza de la uva en glucosa es grande y existen en la uva ácidos orgánicos como el tártrico, málico, etc.. y taninos, sustancias minerales, magnesio, hierro, fósforo y principalmente potasio y una gran riqueza vitamínica. Contiene también sales minerales, vitaminas A, B y C y sobre todo glucosa.

La uva tiene propiedades diuréticas por el azúcar y las sales potásicas que estimulan la secreción de orina; también es laxante debido a su abundancia en celulosa y dinamógeno porque nutre bien el músculo.

Las uvas tienen un alto poder alcalógeno ya que restan acidez a la sangre, por lo que una cura bien dirigida es un buen remedio para evitar enfermedades que muchas veces son debidas a la intoxicación de la sangre producida por tejidos recargados de toxinas, que son terreno abonado para las infecciones, ya que los microbios saprofitos se convierten en virulentos, dando pie a la enfermedad.

La cura de uvas posee un magnífico efecto desintoxicante. Tiene acción laxante y diurética, drena las vías biliares y verifica un verdadero lavado de la sangre, facilitando la eliminación de materias morbosas al exterior y mejora la capacidad funcional de los emuntorios.

La sangre y los tejidos se purifican, vitaminizan, remineralizan y alcalinizan, con esta capacidad defensiva elevada los microbios virulentos no podrían prosperar.

Trastornos patológicos que aquejan a muchos individuos en la época invernal se evitarían. La cura de frutas bien orientada tiene una clara acción profiláctica y respecto al cáncer se ha señalado una notable acción preventiva.

La cura de uvas normaliza la composición química de la sangre, vigoriza las defensas orgánicas, incrementa la vitalidad, cooperando de modo eficiente a aumentar la calidad de vida y de la salud de la persona. Está indicada para enfermos cardíacos, renales, tuberculosos, estreñidos, hemorroidarios, litiásicos, gotosos, arteriosclerosos, eczematosos. Va bien contra el artritismo y la anemia.

Está contraindicada en enfermos diabéticos, colitis, y en casos de úlcera duodenal.

El éxito de la cura dependerá de su individualización. La cantidad, clase de uva, forma en que debe tomarse, duración de la cura, variará según la edad, la constitución, la capacidad digestiva, el estado de las vísceras, etc.

Para los enfermos de riñón se aconseja ingerirla en zumo, los afectados de enfermedades hepáticas no deben tomar uva moscatel por su gran riqueza en azúcar, los que padecen estreñimiento tomarán uva con piel por el efecto laxante de esta, etc.

Durante la cura se debe reducir la actividad física y cualquier tipo de fatiga física o psíquica. El zumo de uva produce mejor efecto tomándolo por la mañana en ayunas y por la noche antes de acostarse. Tambien puede tomarse un poco cada hora y debe ser exprimido al instante antes de tomarlo.

Comments (0)

Post a Comment

WhatsApp chat

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar